Votación IV Premios Buenas Prácticas

SALUD MENTAL ESPAÑA

null

¿Quieres votar por esta Buena Práctica?

EN PRIMERA PERSONA: EXPERTAS EN SALUD MENTAL

null
Empoderamiento

¿Qué se quería conseguir con el desarrollo de esta Buena Práctica?

La Buena Práctica persigue un triple objetivo. Por un lado, empoderar al colectivo en primera persona a través del empleo, ofertando servicios de apoyo mutuo entre iguales en unidades de salud mental públicas dependientes de la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública de la Comunidad Valenciana. Por otro, mejorar la calidad de vida de pacientes de dichas unidades de salud mental públicas, gracias a los acompañamientos, tanto individualizados como grupales, recibidas por nuestras TeAM (Técnicas de Apoyo Mutuo), siendo éstas reconocidas como una profesional más dentro de los equipos sociosanitarios que componen las unidades de salud mental públicas en las que desarrollan su perfil profesional. Por último, dada la alta tasa de desempleo en personas con diversidad funcional psicosocial, desde ASIEM se han formalizado relaciones laborales con los TeAM, adaptando los puestos de trabajo según sus necesidades y permitiendo así mismo con estas adaptaciones la compatibilidad del salario y las pensiones/prestaciones que pudieran percibir. Ni que decir tiene que basándonos en la política de igualdad que rige en nuestra entidad, de los 7 TeAM con los que contamos actualmente en nuestra plantilla, 4 son mujeres.

¿Qué se ha hecho para conseguirlo?

Desde 2019, fecha en la que ponemos en marcha el proyecto, se han ofertado formaciones necesarias a pacientes de las distintas entidades, recursos y departamentos de salud públicos con los que trabajamos en red y que cumplían con las capacidades y habilidades necesarias descritas en el perfil profesional que se elaboró de forma conjunta con el colectivo en primera persona, Junta Directiva de ASIEM (familiares) y las profesionales sociosanitarias responsables de la coordinación y seguimiento del proyecto (psicóloga, psiquiatra, trabajadora social y enfermera).

Además del perfil profesional, todas ellas, decidieron los módulos a impartir en la formación del primer año y seleccionaron a las 3 primeras TeAM que, tras firmar un contrato laboral, pasaron a formar parte del equipo técnico de ASIEM. Para que pudieran desarrollar el apoyo mutuo entre iguales en unidades de salud mental públicas, se firmó un convenio de colaboración en primer lugar con el primer departamento de salud valenciano que creyó en la necesidad del proyecto, el cual permitió a ASIEM firmar también un convenio de voluntariado con la Conselleria de Sanidad que nos permitiría ofertar acompañamientos en primera persona en todas y cada una de las unidades de salud mental públicas de la Comunidad Valenciana.

Desde 2019 y hasta la fecha se han impartido 2 formaciones y acabamos de comenzar una tercera capacitación profesional (homologada a nivel nacional por el SEPE) con las que tendremos capacitadas profesionalmente como asistentes personales sociosanitarios aproximadamente a 30 personas con diversidad funcional psicosocial para desarrollar tareas como TeAM. Además, se han formalizado 2 convenios de colaboración más con nuevos departamentos de salud con lo que hemos ampliado la atención directa a pacientes en 3 unidades de salud mental públicas. Tras ellos, el equipo TeAM ha pasado de estar compuesto por 3 pacientes expertos por experiencia a 7, siendo 4 de ellas mujeres y el resto hombres. Todas ellas han formalizado una relación laboral adaptada a sus necesidades a efectos de compatibilidad con el salario y otras ayudas que perciben. Además, siendo que de cara a la administración colaboran dentro de las unidades de salud mental públicas como voluntarios, el coste económico para la Conselleria es nulo.

¿Qué se ha conseguido?

Son muchos los logros conseguidos, pero destacaremos dos.

Hemos empoderado al colectivo de personas con diversidad funcional psicosocial fomentando el empleo y que a través de su desempeño profesional en este proyecto hayan podido darse cuenta de su valía a través del apoyo mutuo dada su experiencia como pacientes, pues como bien dice nuestra premisa: “Ayudar, ayuda”.

Y hemos sumado en la atención ofrecida en los equipos sociosanitarios de las unidades de salud mental públicas dependientes de la Conselleria de Sanidad de la Comunidad Valenciana, realizando a lo largo de estos 3 años, más de 1000 atenciones a sus pacientes.

Además de los acompañamientos presenciales individuales, se han puesto en marcha 3 grupos de ayuda mutua para pacientes de estas unidades de salud mental públicas, gestionados exclusivamente por nuestras TeAM y desde marzo de 2020, dichas actividades se adecuaron de forma telemática y telefónica con la llegada del COVID-19 y que tan necesarias están siendo durante todo este tiempo de panadería, pues aunque en menor medida, se siguen manteniendo dichos acompañamientos telemáticos si así lo demanda aún alguna paciente.

¿Qué ha mejorado gracias a la Buena Práctica?

Creemos que hemos mejorado la visión de que otro modelo de atención en salud mental es posible a través del apoyo mutuo entre iguales. Todas y cada una de las personas participantes en el proyecto (pacientes, familiares, profesionales e incluso la administración pública) hemos sido beneficiarios de forma directa e indirecta de dicha mejora.

Todas hemos ganado algo, ya sea un empleo, una mejora en la recuperación de las pequeñas capacidades y habilidades perdidas con la enfermedad, una mejor relación familiar, una mejora en la atención profesional pues compartir el día a día con pacientes expertos te hace ver tu labor profesional desde otra perspectiva, una inclusión social, ha mejorado el poder ser una más dentro de un grupo, una mejor valoración por parte de los pacientes sobre la atención recibida por los equipos sociosanitarios…

Y sobre todo el empoderamiento del colectivo de personas con diversidad funcional psicosocial, que gracias a las TeAM han podido comprobar que, si un igual ha conseguido recuperarse, ser independiente económicamente y ser valorado de forma positiva por la sociedad sin tener que “esconderse”, les ha dado una visión más optimista de cara a su recuperación y ver posibilidades reales de poder llevar a cabo un proyecto de vida digno.

¿Cómo se podría replicar en otras entidades?

No solo se podría, es una realidad la replicación. En estos momentos, siendo que esta buena práctica es un proyecto pionero a nivel autonómico e innovador a nivel nacional, siguiendo nuestra metodología, ya son varias las entidades de la provincia de Castellón que están afianzando los pasos para poder replicarla con nuestro apoyo.

En líneas generales se deben afianzar las redes de trabajo, generar sinergias basadas en la confianza y formalizar los convenios de colaboración necesarios que permitan desarrollar la buena práctica dentro de la normativa legal. Aunque no hemos podido marcarla (pues solo podíamos elegir dos), la OSD número 17, es fundamental para poder poner en marcha esta buena práctica.

null

¿Quieres votar por esta Buena Práctica?